La gente mayor, sobre todo en el mundo rural, es guardiana de uno de los bienes culturales que más rápidamente se está perdiendo en nuestro país: el conocimiento ecológico tradicional
¿Qué es el conocimiento ecológico tradicional? Básicamente son los saberes, creencias, tradiciones y prácticas relativos a las relaciones entre los seres vivos (incluyendo los seres humanos) y su medio. Son saberes que han sido desarrollados por una comunidad a lo largo del tiempo a partir de su experiencia, y que están adaptados a su cultura y al medio ambiente local. Algunos ejemplos son los usos de las plantas, las setas o los animales como medicinas, alimentos o para la elaboración de utensilios. También los conocimientos sobre cómo gestionar los recursos naturales como el agua y los bosques, entre otros.
La alarmante pérdida de estos saberes (sobre todo debido a los cambios en los estilos de vida) y su importancia para la conservación y el uso sostenible de la biodiversidad, es un hecho reconocido a nivel internacional (en el Convenio sobre Diversidad Biológica) y en la legislación española (Ley 42/2007). Esto ha llevado a la aparición de iniciativas para su recuperación y protección; entre ellas el proyecto Conect-e, que nace como herramienta complementaria al Inventario Español de Conocimientos Tradicionales sobre la Biodiversidad.